Inicio   Quiénes somos Eventos realizados   Noticias Link de interés     Contáctenos
N o t i c i a s...R e d t e c n o a l i m e n t a r i a
  Noticias Redtecnoalimentaria

Las vitaminas D y E muestran beneficios para el cerebro

Comer alimentos ricos en vitamina E puede reducir el riesgo de desarrollar demencia, mientras que los niveles insuficientes de vitamina D pueden aumentar el riesgo de deterioro cognitivo, indicaron dos nuevos estudios. Las personas que consumieron la mayor ingesta promedio de vitamina E en la dieta fueron un 25% menos propensos a desarrollar demencia que las personas con los menores consumos promedio, según los nuevos datos publicados en la revista Archives of Neurology. Los beneficios están relacionados con la actividad antioxidante de la vitamina E, postulan los científicos del Centro Médico Erasmus en Rotterdam, Holanda, que contrarresta el estrés oxidativo inducido por la acumulación de proteína beta-amiloide. La acumulación de placa de los depósitos de beta-amiloide se asocia con un aumento en el daño cerebral y muerte celular por estrés oxidativo. Esto se relaciona con una pérdida de la función cognitiva y un mayor riesgo de Alzheimer, la forma más común de demencia, que afecta actualmente a más de 13 millones de personas en todo el mundo. Los costos directos e indirectos de la atención de la enfermedad de Alzheimer es más de $ 100 millones (€ 81 millones) en los EE.UU., mientras que los costos directos en el Reino Unido se estiman en £ 15 millones (€ 22 millones). El estudio sigue pisando los talones de los resultados de un estudio sueco, publicado en el Diario de la Enfermedad de Alzheimer, que encontró que una combinación de diferentes formas de vitamina E podrían ayudar a prevenir el deterioro cognitivo en la edad avanzada. Existen ocho formas de vitamina E: cuatro tocoferoles (alfa, beta, gamma, delta) y cuatro tocotrienoles (alfa, beta, gamma, delta). El alfa-tocoferol (alfa-Toc) es la fuente principal que se encuentra en los suplementos y en la dieta europea, mientras que el gamma-tocoferol (gamma-Toc) es la forma más común en la dieta estadounidense. Los tocotrienoles son solo componentes de menor importancia en las plantas, aunque diversas fuentes con niveles relativamente elevados son el aceite de palma, granos de cereal y el salvado de arroz. Para el nuevo estudio, los científicos con sede en Rotterdam analizaron datos sobre la ingesta de antioxidantes -vitaminas C y E, beta-caroteno y flavonoides - en 5.395 personas de 55 años o más. Se utilizaron cuestionarios y listas de control basados en las comidas, para establecer la ingesta de estos micronutrientes. Los participantes fueron seguidos durante 10 años, durante los cuales 465 personas desarrollaron demencia, de los cuales 365 casos fueron para la enfermedad de Alzheimer. Después de procesar las cifras, los investigadores calcularon que las personas con una ingesta media de 18,5 miligramos de vitamina E por día eran un 25 por ciento menos propensos a desarrollar demencia que las personas con un promedio de 9 miligramos por día. Por otra parte, no se observaron asociaciones para los niveles de ingesta dietética de vitamina C, beta-caroteno y flavonoides. "El cerebro es un sitio de alta actividad metabólica, lo que lo hace vulnerable a la acumulación de daño oxidativo, y la acumulación de estos daños durante toda la vida pueden contribuir al desarrollo de la demencia", escribieron los autores. El último número de la revista Archives of Internal Medicine también lleva nuevos datos de investigadores británicos, quienes reportan que las personas mayores con bajos niveles de vitamina D pueden tener un mayor riesgo de declive cognitivo. Nuestro rendimiento cognitivo disminuye naturalmente con la edad, pero los nuevos datos de David Llewellyn y sus colegas en la Universidad de Exeter en Inglaterra indican que los niveles insuficientes de vitamina D puede acelerar esta disminución. "Si futuros estudios prospectivos y ensayos controlados aleatorios confirman que la deficiencia de vitamina D es una relación causal con el deterioro cognitivo, entonces esto abriría nuevas posibilidades importantes para el tratamiento y la prevención", concluyó Llewellyn y sus compañeros de trabajo.

  Investigación académica
En esta sección REDTECNOALIMENTARIA quiere destacar la investigación, desarrollo e innovación en la industria de los alimentos y del packaging, razón por la cual, hemos abierto este espacio para mostrar las actividades de las distintas universidades y centros de investigación.
Envíenos un extracto sobre su trabajo en estos ámbitos para ser publicado en esta sección.
  Descargas
Resolución 187 Norma HACCP
Reglamento Sanitario de los Alimentos
Decreto Supremo 977
Consejo Nacional de la Innovación
Resumen Ejecutivo de Alimentos Procesados
 
 
1
2

Mijo, amaranto y quinua libres de gluten

Una investigación realizada para observar la reactividad inmunológica del mijo, amaranto y quinua ha confirmado la seguridad de estos elementos en la dieta de pacientes con enfermedad celíaca.

La investigación, publicada en Food safety and labelling, Science & Nutrition,  analizó la actividad inmunológica de las fracciones de proteínas solubles en alcohol  del mijo  y dos pseudocereales - amaranto y quinua - en comparación a la gliadina de trigo para poner a prueba su seguridad en la dieta de las personas con enfermedad celíaca.

“Recientemente, el uso de pseudocereales, en particular, el amaranto y la quinoa, ha sido considerado para la elaboración de productos sin gluten”, escribieron los autores, dirigidos por el Dr. Mauro Rossi, del Instituto de Ciencias de la Alimentación en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Italia.

“Sobre la base de nuestros resultados, todos los granos analizados pueden ser considerados aptos para su uso en la dieta de los pacientes con la enfermedad celíaca”, agregaron.

 

 

 

 

 
 
3
 
contáctenos

info@indualimentos.cl | Teléfono: (56-2) 2233 7762 | Av. Bilbao 3775 Of. 4, Providencia | Santiago/CHILE | CP 7510731
Todos los derechos reservados EXE Ltda. 1997-2015®
not